junio 19, 2024
El invento que pudo cambiar el mundo: El motor de agua y la extraña muerte de su creador

El invento que pudo cambiar el mundo: El motor de agua y la extraña muerte de su creador

Caracas, 10 de abril de 2023.- La historia de la humanidad tiene muchas teorías conspirativas, en la mayoría de los casos estas tienen un común denominador: muertes. Este caso no es la excepción. Pero no se puede negar que este invento atentaba contra los intereses de las grandes industrias del petróleo, que no es poca cosa.

Stanley Meyers, fue un científico estadounidense (1940 -1998) que en la década de los 90 creó y patentó un proceso que haría que los motores de combustión funcionasen básicamente con agua, a través de un dispositivo que denominó «water fuel cell», en español «motor de agua».

Un invento que sin duda cambiaría el mundo, al igual que lo haría la internet por aquellos años.

Meyers afirmaba haber encontrado la fórmula para poner a trabajar un motor automotriz con tres componentes: Electricidad, hidrógeno y oxígeno.

Su teoría consistía en romper la molécula del agua a base de impulsos positivos de kilovatios, a frecuencias de entre 10 y 15 kiloherzios. Tras esto, la mezcla se inyectaba en el motor que volvía a producir agua. Ni siquiera era necesario recargar el motor con más líquido, puesto que el motor reciclaba el agua de forma autónoma, y solo eran necesarios 7,4 microlitos de agua por cada explosión para generar 50 caballos de potencia.

Meyers, quien llegó a trabajar para la NASA y fue nombrado inventor del año en 1993, aseguraba que su motor de agua necesitaba 83 litros de H2O para cubrir la distancia entre Los Ángeles y Nueva York (4.500 Kms).

Lea también: Nueve prácticas para evitar que aumenten las temperaturas en el planeta

Un vehículo equipado con este sistema llegó a participar en una carrera en Australia con un recorrido de 2.900 Kms y su rendimiento fue considerado «más que satisfactorio». Otra de las grandes ventajas es que en caso de colisión, el motor no explotaría. Esto reduciría las muertes en casos de accidentes.

Pero sin dudas las dos grandes ventajas de este revolucionario invento, eran que reduciría la contaminación ambiental que emiten los vehículos provocada principalmente por: El dióxido de carbono (CO2), monóxido de carbono (CO), compuestos de plomo y partículas sólidas.

Asimismo, aliviaría el bolsillo de los conductores y de igual manera tendría un impacto positivo en la economía de los países. Y es imagínese que llenar el tanque de su automóvil solo le costara poco más de $3 y no $50 como en la actualidad, poniendo como ejemplo los EEUU. Puesto que cada país maneja su precio del combustible.

Es más que evidente que esto perjudicaría grandemente a la industria petrolera y todos sus afines. Sobre todo en un país como los EEUU donde el negocio de los hidrocarburos es uno de los fuertes de su economía. Es por ello que con la temprana muerte de Meyers, las teorías conspirativas no tardaron en señalar a dichas empresas.

En marzo de 1998, Meyers falleció a los 57 años a causa de un aneurisma cerebral. Su muerte se produjo mientras comía en un restaurante con inversionistas que lo habían citado. Varias teorías surgieron desde entonces, alegando que había sido envenenado y que, tanto las compañías petroleras como el gobierno de Estados Unidos, estarían involucrados.

Extrañamente su fallecimiento se produjo un día antes de firmar un multimillonario contrato con el Ministerio de Defensa de EE.UU. Su hermano declaró que meses después el vehículo tipo buggy (modelo del invento) y el equipo experimental de Meyers fueron robados y no hubo una investigación al respecto.

Hasta el día de hoy el invento de Meyers sigue siendo motivo de estudios y debates en todo el mundo.

Te invito a que dejes tu comentario, sugerencia o reflexión sobre este artículo. La idea principal de este portal es convertirse en otra ventana para informar sobre la ecología y la sustentabilidad. También podemos seguir la conversación en Twitter o Instagram. ¡Te espero! ??

Un comentario en «El invento que pudo cambiar el mundo: El motor de agua y la extraña muerte de su creador»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *